Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

Volver al círculo

Ya se acabó mi retiro, vuelvo a la rutina,  Sólo han sido veinte días, De aislamiento laboral.
Encontré ya la salida, Estreno oficina, Espero que sea menos malo, Que lo anterior,
Más bueno, Ya sé que no... Esto me queda más lejos, Raros serán los compañeros,
Al menos me contenta el sueldo... ¿Volveré a alzar el vuelo? ¡Qué se yo! Quizás sí... A lo mejor no.

Despecho

Qué duro es el despecho,
Del hombre cabal,
Insultos en tinta borrable,
Consejos sin caudal,
Me ceñí a los hechos,
Nada más,
Intenté ser amable,
Odio palpable,
Real,
Siento ser tan poco manejable,
De amor irracional.

No hay psicólogo,
Ni sexólogo,
Que me pueda moldear,
¿Tanto mal he causado?
Tan malo soy me pregunto...
Solo di punto, y final.


Lo siento por nada,
Valoro tus ofensas,
Yo no doy consejos,
Prefiero obviar,
Que odiar,
Sin motivo.

Gracias, por no haberme conocido.


Decepción

La verdad es que todo cambia,
Cansado de decepciones,
Me di a la botella,
Sin sabores,
Amores de relumbrón,
Cambiados por putones de carretera,
Esperar...
¿Para qué?
Nada llega...
No vale la pena,
Luchar por lo imposible,
Libre,
Pero atado...

En esas estamos.

Complejos

Llena de complejos,
Viejas cicatrices,
¿Qué hiciste?
Repleta de odio,
Embolia emocional,
Tanto mal,
Por tan poco,
Tanto miedo,
Me deja absorto...

Lucha más,
¿ A dónde crees que vas?
Bomba de negatividad,
Por mucho que cierres los ojos,
Niegues la realidad,
No podrás volar,
Con tanto peso en las espaldas,
Déjame agarrar tus nalgas,
Y calmar al menos el deseo,
Que te corroe,


Deja que te envalentone,
Una última vez,
Ven donde esté yo.
Y luego vuelve a tu depresión continua,
A tu cárcel, de modas y pesos ideales,
De dietas milagro,
Sé de lo que hablo,
Estuve entre tantas piernas,
Que perdí la cuenta,
Paso de básculas,
Me volví tántrico,
Y poético,
Es mi sexo,
Como poesía eres tú.

Diabla (Bruixa d'Horta)

Mi Diabla eres tú,
Porque preferiste otros labios a los míos,
Porque no olvidé la Luz,
Que irradiaban tus, ojos.

Porque todo me sabe a poco,
Y han pasado muchos años,
Pero aún me hace daño,
Que no me hayas escogido,

Y que no sea conmigo,
Con quien tú, quieras volar.
Olvidar, Dices que te olvido,
Ya que al no estar contigo,

He decidido probar,
Otras camas, otros besos y otros labios,
Pero no saben igual,
Los besos de una bruja,

Que los de cientos de princesas,
Y por ello me marchito,
Conviérteme en Sapo de un vez,
Hechicera del Amor,
O del más vil desamor,
Que me has causado,
Sé que me niegas,
Que se acabó,
Que ni sabes como es mi tez,
Pero yo, El moreno de tu piel,
No lo olvido, todavía.

Iría,
A tu castillo del Carmelo,
Templo de tu brujería,
Donde seguro tienes un muñeco,
Con mi pelo enroscado,
Para que pasen los años,
Y no me olvide de los besos que te hubiese dado,
Hace tanto, Que permanecen congelados en mi memoria.

Bruja de Horta,
¿Qué te aporta hacerme daño?
Si ya me has olvidad…

Ya no tengo libertad

De tanto trabajar, estudiar y buscar,
Un amor que no llega,
Perdí lo más preciado,
Escribir con libertad,
Lo que yo quiera.

Ya no puedo,
Vivir en paz siquiera expresarme,
Esta sociedad me estrangula,
Por todas partes,
Coartan mis derechos,
Mis sentimientos más profundos,

En este mundo infecundo,
De supuesta libertad,

¿Qué es la libertad?
Una cadena ficticia,
Una prisión con llave,
Que no abre la puerta...


Gracias por no dejarme volar,
Por atarme a un pupitre, a una oficina
o por llenar de silicona la punta de mi pluma.
Pero ya nada de esto me abruma.


Sé lo que sois en el fondo.

Hoy veré a mi pintora

Han pasado los años,
Aunque aún no la olvido,
Hoy veré a mi pintora,
tras un largo recorrido,

No somos los mismos que antaño,
Yo peor poeta me aparté más del rebaño,
Ella pintora en su línea,
Se cansó de desengaños.


Por fin expone sus obras,

en galerías de prestigio,
Yo por contra escribo,
En la peor mesa, del peor de los bares...
Fieles los dos,
a nuestros principios.

Hoy podré besarla de nuevo,
Morder su cuello,
una vez más,
Decirle al oído que la añoro...
Por todo lo que me hizo pasar.

Me debes tanto

Por mucho que me traigan los reyes,
Por mucho dinero que cobre,
Por mucha salud que tenga,
Me seguirás debiendo tanto...

Te di mi alma,
Mi amor,
Mis mejores besos,
Mis caricias,
Mis ilusiones,
Mi calor,
Mi pasión,
Mi tiempo,
El mejor de mis sentimientos.

Y tú me dejaste una cuenta sin pagar,
Tuve yo que fregar,
 los cacharros del "restaurant",
Ya que la vida no permite irse sin pagar...

Y aquí estoy,
Con la deuda saldada,
Pero ya no sé ni quien soy...
Sólo sé que eras mala,
Partiste mi vida en dos,
y yo pensando que me amabas...
ríete, tienes razón.